domingo, 18 de marzo de 2012

LA PROMOCIÓN G65 DEL COLEGIO GUADALUPE BUSCA DESAGRAVIAR POR EL DESPIDO INJUSTO QUE FUE OBJETO CESAR VALLEJO MENDOZA


Amigos: La G65 está realizando colecta con la finalidad de realizar un acto de desagravio al más poeta y profesor de Guadalupe César Vallejo....aquí algunas de las investigaciones..

 Hermanos G:
          El poeta  César Vallejo (César Abraham Vallejo Mendoza) no ha muerto.
 Vive en la memoria universal y el próximo viernes 16 cumplirá 120 años de nacimiento.
          Diversas instituciones culturales han organizado nutridas actividades para recordar
 el natalicio del "más grande poeta universal después de Dante, según el célebre
 crítico Thomas Merton.
         
Vallejo ingresó a Guadalupe en 1919 como profesor de Gramática Castellana e Inspector
 Disciplinario. A fines de este año publica "Los Heraldos Negros".
          
En Lima padece de severa estrechez económica por lo que muchas veces no se
alimentaba. El profesor de música Severino Sedó, autor de la Marcha Guadalupana, le dio
generoso y cálido hospedaje en su casa de la cuarta cuadra de la avenida España.
          
En 1920 Vallejo viaja a su tierra natal Santiago de Chuco, tras el fallecimiento de su
madre.
         
Retorna a Guadalupe en 1923, pero por poco  tiempo pues es cesado. Discriminado, cansado,
 abatido e incomprendido, viaja al Viejo Mundo el 17 de junio de 1923. Nunca más
 volvería al Perú. El 15 de abril de 1938, en París, emprende el viaje a la inmortalidad.
           La Promoción 1961 lleva su nombre. Y Guadalupe le debe un desagravio.
 
 
              Carlos Roberto Marroquín
                          G-65
 La discriminación es un problema ancestral y profundo que debemos superar
de manera paulatina, pero efectiva. No debe haber, y nunca jamás, discriminación
por razones de raza, de idioma, de ideas, de religión, de condición social, de oficio, etc.
    
Hagamos de nuestro Perú un país en donde todos, sin distinción de nada, podamos
vivir en paz, respetarnos los unos a los otros y extender los brazos cuando la solidaridad
toque nuestros corazones.
    
Y creo que nosotros los guadalupanos, principalmente los de la Promoción G-65 a la
que orgullosamente pertenezco, podemos iniciar una gran cruzada contra la discriminación.
    
Lo mencionado guarda relación con la discriminación que padecieron, entre otros, dos
personajes emblemáticos de Guadalupe: El poeta universal César A. Vallejo y el mártir
de la medicina peruana Daniel Alcides Carrión
.
     

Como este viernes 16 se conmemora el 120° aniversario del nacimiento de César A. Vallejo,
es una obligación moral recordar que el autor de "Los Heraldos Negros", de "Poemas Humanos",
de "Trilce", sufrió incomprensión y discriminación en Guadalupe cuando fue profesor de
Gramática Castellana, en 1919 y 1923. Bastó un pretexto de algunos padres de familia para

que las autoridades educativas cesaran a Vallejo. Fue un acto discriminatorio que causó
hondo y terrible dolor en el alma del poeta.
   
¿Y cuál fue el pretexto? Pues bien:
 
Cierta mañana - refiere el biógrafo Jorge Varas- "Vallejo llegó a Guadalupe a dictar su
acostumbrada clase a sus alumnos. Estaba inspirado, y en un momento, dijo a sus alumnos:
'Ahora no vamos a hacer clase como todos los días. Ahora les voy a enseñar algo muy peruano:
les voy a enseñar a sembrar arroz con pato".
Naturalmente - dice Varas- esta ocurrencia fue contada por los alumnos a sus padres,
quienes al reunirse estuvieron de acuerdo en que ese profesor era un loco; y así lo comunicaron
a las autoridades del colegio, las que inmediatamente dejaron sin trabajo al poeta.
Sin oficio ni profesión, y aún sin dinero, el poeta vivía su vida con dignidad. No era tampoco
un bohemio, pero le dolía mucho la miseria. Decidió entonces abandonarel país. Tenía treinta
años de edad cuando se marchó para siempre.
Carlos Roberto Marroquín
G-65
PD: La Historia hay que contarla e interpretarla como realmente es, no sólo para conocerla y entenderla, sino para corregir ciertos acontecimientos que nunca jamás deben repetirse.
En 1923 el capitán de navío José R. Gálvez era director de Guadalupe cuando Vallejo fue cesado.

2 comentarios:

  1. Estoy de acuerdo, en que los actuales directores y responsables del prestigioso Colegio Guadalupe, en un acto, aunque fuera simbólico -que tendría resonancia al tratarse del desagravio moral a una figura poética de reconocimiento univeral- deberían realizarlo, y con la participación de ex-estudiantes, estudiantes, autoridades locales y periodistas y publico en general
    Sería además un acto de agradecimiento, que todos los guadalupanos podrían hacer a un noble y sencillo ex-profesor, que luego con su canto poético alcanzaría a expresar las notas más profundas del pensamiento y la poesía universal.
    Anónimo

    ResponderEliminar
  2. Me interesaría saber como se siembra el arroz con pato.

    Un saludo a todos mis hermanos Guadalupanos.

    A. Cataldo

    ResponderEliminar

PLANETA PERU

PlanetaPeru: buscador del Perú

Seguidores

VideoBar

Este contenido todavía no está disponible para mostrarse a través de conexiones encriptadas.

Archivo del Blog